miércoles, 17 de diciembre de 2014

EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS



Tengo la suerte de ser un friki muy bien cuidado, así que mi señora me ha invitado a ver el día de su estreno El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos. 


Como sé que van a correr ríos de tinta he pensado dar una opinión que nadie me ha pedido:

La adaptación a la novela es muy limitada, pero si tenemos en cuenta que sólo quedan media docena de hojas para hacer un largometraje eso se veía venir. Por otro lado, como mis expectativas estaban muy bajas, la multitud de licencias cinematográficas han sido digeribles. En resumen, que el ultraje al libro duele menos que la segunda.

Ahora bien, para los que han visto la película sin haber leído el libro es una peli que entretiene, que está bien. Tiene paisajes chulísimos, actuaciones meritorias, personajes planos pero entrañables u odiosos, momentos tiernos, chorradas infantiles, el sonrisón de Evangeline Lilly… Cine comercial por encima de la media. Ya llegarán los puristas dando la paliza: la peli no debería ser así porque los que hemos leído el libro blablabla…. Que sí majos, que aunque nos sepamos el libro de memoria sólo pagamos una entrada de cine y hay que hacer caja. El que quiere cine de ciencia ficción independiente o una space opera sobre el código samurái (que las hay) debe buscar por otros lares. Los puristas nunca estarán contentos con lo comercial (¿¿¿Nos volveremos hipster???)

Y aquí entro en un debate general y con perspectiva, ¿esto es malo? No. Porque desde que la fantasía ha dado el salto definitivo a lo comercial lo friki está en alza. La serie Juego de Tronos triunfa sin que se lean las novelas, las pelis basadas en cómics tienen más tirón que nunca sin que se vea una viñeta, The Big Bang Theory lo peta y las estanterías de las librerías se reparten todas las novelas entre fantasía, ci-fi y un remanente de novela “histórica”.

Hay más productos y hay más mercado, hay más oferta y hay mucha calidad para los más reaccionarios. A los puristas (o los nostálgicos) nos quedan los referentes y los clásicos, debemos estar contentos porque los menos ortodoxos también disfrutan de la fantasía. Y esto me lleva a mirarlo con perspectiva, esto me lleva a…

Friki es el nuevo sexy. Se ha roto la barrera más increíble, algo inconcebible hace unos años. A las chicas les gusta lo friki (o por lo menos lo toleran). Hoy éramos muchos frikis (mucho más jóvenes que yo que empiezo a estar viejuno) con chica guapa* al lado que no se había leído el libro**. Y grupos de chicas sin maromos. Así que ya sabéis, lo friki vende, hay que sacarle partido.

En conclusión: si esperas algo parecido al libro te vas a llevar un palo. Si quieres una peli de fantasía comercial está bien y te tiras el rollo freak antes de Navidad para que te pueda criticar tu cuñado en la próxima cena familiar.
A mí me ha gustado y he pasado un buen rato, y me alegra que lo friki triunfe. A los negativos puristas les concedo un punto: me voy a releer “El Hobbit”, donde los trolls no usaban la cabeza y el límite como montura era el huargo y nadie necesita cabalgar sobre cabras, ciervos, ogros ni cerdos.

 Suerte con los dados
*Superficialidad 100%, me disculpo.
**Estuve poniendo la oreja en las conversaciones de otros entre la muchedumbre que hacía cola para las palomitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario