martes, 21 de agosto de 2012

INJURIADORES vs MARINES DEL CAOS: RELATO DE LA BATALLA Y VALORACIONES


DEJAD QUE ARDA LA GALAXIA
            “El demonio interior del Land Raider poseído acariciaba la mente de los berserkers mientras los acercaba a la línea de batalla imperial.  Los Devoradores de Mundos encabezaban el asalto, junto al incontrolable profanador, los motoristas y la escuadra de marines renegados en rhino. A tan sólo unos metros de sus enemigos, Vorkgas, Paladín de los Cráneos, activó su puño de combate.
         El Coronel Riskell ordenó una salva de disparos sobre el avance de los blindados enemigos. Sus hombre dispararon todo su arsenal pero algún dios del caos protegió a los herejes y su avance continuó implacable. Sus posiciones se vieron asaltadas y los artilleros de Catachán murieron en sus puestos. Temiendo fallar en la defensa de la Llave, el coronel declaró un avance total y todos los refuerzos se lanzaron a por los marines rociándoles con promethium, granadas y cargas de demolición.
Un único superviviente se enfrenta  a la horda de marines...
         Desde su nave de mando, Talon el Despojado, abrió su mente a la disformidad y sonrío pensando en la estupidez de los guardias. Su desesperado asalto había sellado su destino. Alguno de sus marines renegados caería, pero su venganza sería rápida y sangrienta. Únicamente unos pocos astartes leales se oponían a su victoria. Reuniendo a su guardia de exterminadores, activó los protocolos de teleportación.
         Tras aplastar al último de los guardias, los Devoradores de Mundos se dispersaron por la trinchera. Abandonados por el volátil demonio que guiaba el Land Raider, sufrían bajo el acoso del bibliotecario al mando de los marines leales y un pesado demolisher. Vorkgas aulló de rabia cuando sus berserkers cayeron bajo el fuego psíquico y la artillería pesada, e imploró al Trono de Cráneos sobrevivir para cumplir su venganza. Como respuesta a esa plegaria, su señor Talon rodeado de exterminadores apareció a su lado destruyendo al tanque enemigo. Viéndose libre de su opresor blindado, Vorkgas abandonó las trincheras.
         El desprecio de Talon el Despojado por la muerte del bibliotecario contrastaba con el frenesí sangriento del Paladín de los Cráneos, que aún golpeaba el cuerpo del psíquico reduciéndolo a pulpa con su puño de energía. Con una orden reagrupó a los Devoradores de Mundos y ordenó el avance total hacia el enemigo.
Oculto en alguno de los edificios había permanecido un rhino con los mejores hermanos de batalla de los que habían dispuesto. Era el último as en la manga de los defensores de la segunda luna de Lamsarrot. Con sus combi-bólteres cargados de Munición Inferno crearon una letal cortina de fuego que atravesó las rojas servoarmaduras de los Devoradores de Mundos. La munición estalló dentro de sus cuerpos despedazándolos. Cuando el puño de combate fue arrancado del cuerpo de Vorkgas una carcajada demente fue audible por encima del estruendo de la batalla.
La inesperada llegada de los veteranos había sido una sorpresa que había costado la vida a su lugarteniente y sus berserkers, pero cuando Talon y sus exterminadores cargaron contra ellos la batalla ya tenía vencedor. Los renegados y los motoristas perseguían a los exploradores ocultos en el río, los mandos de la guardia se batían en retirada y una marea de marines renegados amenazaba con engullir a los exterminadores leales de la 1ª compañía. Concentró su voluntad para abarcar a todos sus guerreros y en la mente de cada uno de ellos una siniestra voz susurró: dejad que arda la galaxia…
Las caudalosas aguas no detienen a los marines renegados

Acosado por el fuego de bólter, el Coronel Riskell se refugió tras el razorback inmovilizado de los astartes. Llamando a su oficial de comunicaciones contactó con el alto mando en la superficie de Lamsarrot: La segunda luna ha caído, los astartes caídos tienen la Llave. La invasión planetaria es inminente. Repito: invasión planetaria inminente. Que el Emperador nos proteja…”
Escenario de aniquilación jugado con despliegue en punta de lanza y 5 turnos. Clarísima victoria del Caos ante unos defensores imperiales muy flojos, que sólo pudieron hacer un punto en toda la partida. Resultado final: 11 a 1.
VALORACIONES
LOS INJURIADORES
Ha sido la mayor “pana” que me han metido en la vida. Aunque a priori la lista me gusta, carece de potencia de fuego y en cuestión de pegada mi habilidad para sacar 1 en las tiradas para herir detienen cualquier intento homicida. Además la concentración de bajas no fue buena, un error que evitará que en el futuro olvide que unidades con una miniatura, vehículos inmovilizados y otros méritos no cuentan para nada.
Si tuviera que cambiar algo más de la partida sería el despliegue de mis unidades, habiendo dejado más de ellas en reserva para poder contrarrestar el acoso del caos a la línea de guardias imperiales.
LA GUARDIA IMPERIAL
Ningún soldado verá inscrito su nombre en las divinas salas de la Sagrada Terra. La decisión de disparar a corto alcance en el turno 1 fue (lanzallamas y cargas de demolición aparte) el fin de sus tropas y la partida ganada por el Caos en el turno 2.
Lista de la Guardia Imperial

Habitualmente la suerte acompaña a Keny y con HP 3 y un rifle láser es capaz de hacer proezas, pero esta vez no pudo ser…Confío en que la suerte no acompañe a la guardia cuando se enfrente a mis injuriadores.
MARINES DEL CAOS
La partida perfecta. Como el gran Homer, se merece hasta el globo de la bolera. Buena lista, bien jugado y hasta fino con los dados. Su plan de ataque le plantó en el turno 3 con la partida ganada, ya que no sólo hizo daño, sino que fue capaz de salir con su ejército casi indemne.
Ejército de los Marines del Caos

CONCLUSIONES
Partida muy divertida que sirvió para limpiar el óxido de nuestra mecánica de juego y replantearnos cuestiones de alianzas. Aunque creo que todos lamentamos que el resultado no fuera más apretado, la compañía, el buen rollo y los piques en pequeños combates desterraron el fantasma de los minutos de la basura y consiguieron engancharnos hasta el final.

2 comentarios:

  1. Muy buen informe, reconozco que la suerte fue determinante, sobre todo en la supervivencia de los vehículos, aunque supongo que la versión guardia imperial de la carga de la brigada ligera de balaklava también ayudó mucho. Concluyo lo mismo con no tener que mirar cada dos minutos el reglamento me doy por satisfecho y por descubrir que sólo tengo que estar un año sin jugar para acumular la suficiente buena suerte. Aun asi hay cosas que cambiaría de mi despliegue, cmo el no profanador en una posición tan cerrada y para la próxima usar las motos de forma más agresiva. Lo único que no entiendo fue porque después de muchas partidas, seguimos obsesionados con el land raider, cuando da los mismos puntos, dejas en tierra de nadie una unidad y es más fácil de eliminar el humilde rhino... Como último dato reseñar que para mi el vaya día fue para las miniaturas equipadas con armas especiales, entre las vuestras que no impactaban y las mias que tenían tendencia a suicidarse....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por participar de manera activa en el blog.
      Qué razón tienes compañero... Según mis cuentas las armas especiales se lucieron. Las armas de plasma se van con 1 baja provocada 3 sufridas y las armas de fusión con un único impacto que no hirió. Aunque los marines con cañón láser (uno tuyo y otro mío)se quedaron a la par.
      Se nos olvidó echar una fotilla a la mini que sería MVP de nuestra lista...Para la próxima recordádmelo por favor.

      Eliminar