miércoles, 2 de julio de 2014

LOBOS ESPACIALES vs ELDARS OSCUROS: "LA DAGA DE PIEDRA"



          “Acudimos a la colonia 93-84 del planeta Hvakt cuando habían pasado 4 lunas desde su silencio por radio. Al no responder a ninguna de las llamadas ni activar ninguno de los códigos cripto-tecnológicos, me dirigí al planeta en compañía de las jaurías de los Cazadores Grises.

            Un contingente de guerreros enviados al oeste hallaron restos de tecnología xénica y activaron una señal de alerta máxima, pues fuerzas enemigas merodeaban a su alrededor.
Vista orbital de los alienígenas merodeando cerca de los Astartes

            En una trinchera que denominaron “Daga de Piedra” por una formación mineral, los guerreros del capítulo tomaron posiciones decididos a conservar los infames restos encontrados, en espera del ataque del hasta ahora desconocido enemigo.
Los Lobos Espaciales desplegados en "La Daga de Piedra"
            Pero los alienígenas, experimentados piratas y saqueadores, se escondían entre las ruinas, y cuando los Guardias del Lobo descendieron de los cielos para derribar su vehículo flotante (xenorreferencia del capítulo: Incursor) fueron emboscados y asesinados por gladiadores alienígenas (xenorreferencia del capítulo: brujas) salidos de una fisura en la realidad y guerreros con espadones de energía (xenorreferencia del capítulo: Íncubos) que desembarcaron del vehículo.
La Guardia del Lobo sembrando el pánico desde las nubes
            Ante los informes de pérdidas acudí al campo de batalla a bordo de un Land Raider, precedido de un impetuoso rhino que transportaba a los afamados Keruskos, que avanzó hasta el enemigo para rociar a los gladiadores de proyectiles bólter.
¡Llegan los blindados!

"La letanía del bólter"

            Pero el gravítico enemigo flanqueó nuestro avance por la vieja carretera convirtiendo nuestro poderoso vehículo en un amasijo de metal humeante.
El Incursor destruye el Land Raider con su Lanza Oscura
Más familiarizados con este estilo de lucha, los exploradores lobo surgieron de entre las ruinas y derribaron a las motocicletas erizadas de cuchillas (xenorreferencia del capítulo: motocicletas guadaña) y posteriormente al vehículo gravítico que escapó de la ira de la Guardia del Lobo, pero de nuevo sus letales pasajeros acabaron con sus vidas.
Los exploradores aniquilan a las guadañas...
y derriban al Incursor...
pero sucumben ante los Íncubos

            Fue en ese momento cuando surgió de entre las filas de gladiadores una de las nobles de la raza alienígena (xenorreferencia del Capítulo: Arconte), moviéndose con una elegancia letal, liderando a sus tropas supervivientes para cortar los hilos de la vida de los Keruskos que amenazaban su posición.

Brujas y Arconte al asalto

            Harto de ver como nuestros hermanos de manada caían bajo las añagazas alienígenas, abandonamos los restos del Land Raider decididos a expulsarlos de los dominios del Emperador. Fue entonces cuando el mal mostró su verdadera cara. Un aparato bestial de aspecto insectoide (xenorreferencia: artefacto-parásito cronos) arrojó sobre mi escolta de Cazadores Grises tales horrores que mis hermanos cayeron convertidos en cascarones vacíos o cuerpos secos y resquebrajados. Un escuálido y deforme alienígena (xenorreferencia del capítulo: hemónculo), que hasta ese momento permanecía escondido en el templo, abrió un pérfido cofre que liberó a cientos de demonios que devoraron la carne de mi guardia personal. Y cuando nos hallábamos rodeados de cadáveres y muy disminuidos en número, de nuevo apareció la infame noble para acabar con los pocos supervivientes. 
Entre la Arconte, el artefacto-parásito cronos...

y el deformado hemónculo...
dejan sólo al poderoso Segimer.

            De todos los hermanos de batalla que sobrepasaron la línea de la “Daga de Piedra”, sólo yo volví con vida. El resto encontraron una muerte cruel y un destino infame para un descendiente de Leman Russ. 

            Ahora que realizo este funesto informe, sospecho que los Eldar Oscuro dejaron allí los restos de su tecnología como cebo para atraernos a una sucia trampa. Si el capítulo se encuentra de nuevo con la amenaza de estos alienígenas, no debe subestimar ninguna de sus acciones, pues tras sus mascaras se encuentra un corazón cruel y un alma mezquina que solo anhelan el dolor de la humanidad.

            Que los guerreros que hoy perdimos cenen junto a nuestro primarca en los Salones sagrados. 

Hermano Segimer, Sacerdote Rúnico de los Lobos Espaciales

VALORACIÓN Y MINIATURAS DE LA PARTIDA

            Hoy debuto de manera oficial con los Eldar Oscuro, que me pillé un día de calentada porque adoro su trasfondo de malos sin paliativos. Fue una batalla muy reñida saldada por el No hay dolor! y por la mala  suerte de los Lobos Espaciales.

            La misión se saldó con dos objetivos a uno a favor de los Eldar Oscuros.
Tecnología xénica en manos de los Lobos Espaciales

Capilla en manos de los Guerreros de la Cábala

Antena de comunicaciones en posesión cabalista

            Agradezco a Víctor su paciencia conmigo que me perdía con tantas cosas nuevas, prometo poco a poco aprenderme todas y cada una de sus rarezas.

            De entre los Lobos Espaciales destacó el Wulfen con lanzallamas que lideró a los Exploradores Lobo, capaz de acabar con todos los gravíticos de mi ejército.
El portador de la Marca del Wulfen
            De entre los Eldar Oscuros destacó la letal Arconte, que decidió todos los combates a base de golpes de agonizador y drogas de combate.
Arconte Dhanika Woundquester
 Suerte con los dados

No hay comentarios:

Publicar un comentario