viernes, 23 de mayo de 2014

CAPÍTULO 12 (DH): SOMBRAS DESVELADAS. FIN DE LA CAMPAÑA


Todo comenzó con el cadáver de Dronus.
           El agente sombra había podido acabar con su no-vida destruyendo su cuerpo más allá del poder resucitador del generador de ondas sarcosanas, pero no había podido destruir el cilindro de memoria que contenía la grabación de los últimos momentos de vida del tecnosacerdote.
Los acólitos investigan el cilindro de memoria y hallan la grabación
Inicio de la grabación (fechada 500 años antes):

El tecnosacerdote levanta la sábana que cubre el primero de los cadáveres (sujeto i) tendidos en las camillas de la morgue.

Presenta heridas de bala en el pecho, cicatrices faciales rituales, ojo biónico y uniforme como oficial traidor de alta graduación. Sujeto i identificado como Scythe, comandante en jefe de los Peregrinos de Hayte. Muerto en la Guerra de Malfi.
Comnadante Scythe de los Peregrinos de Hayte
 El tecnosacerdote levanta la sábana del segundo cadáver (sujeto ii). Vestido con túnica sacerdotal de credo desconocido.

Heridas de arma blanca en la espalda. Visibles cicatrices de armas láser. Ojo biónico y pelo corto con cresta. Sujeto ii tiene dos identificaciones: El hereje Mangellan, responsable de la rebelión en Shepharen o el reincidente Murdin, procurador de los planes de otros cultos del caos.
Hereje Mangellan/Procurador Murdin
El tecnosacerdote levanta la tercera sábana (Sujeto iii).

Tatuajes faciales y corporales abundantes. Cuerpo cadavérico con evidente raquitismo (99% de posibilidades de ser a causa del uso de poderes psíquicos). Herida de bala (proyectil sólido) en el corazón. Tatuaje identificativo de la Muchedumbre Pálida. 100% de posibilidades de tratarse de un líder mutante psíquico (referencia: Guardián del Sudario).
Psíquico no autorizado
 Sonido de una compuerta que se abre. El tecnosacerdote se gira y enfoca a un guerrero (sujeto iv) con traje ceñido y pistola de proyectiles sólidos.

Voz del Tecnosacerdote: No pienso hacerlo, Asesino. No puedo reanimar a estos enemigos del Imperio. ¡Te devolví la vida a ti pero no a ellos! Yo colaboro con tu Señor, pero no soy su siervo. Mi vida no está a su servicio.

Voz del sujeto iv (identificado como agente Sombra): No es tu vida lo que necesitamos, sino tus conocimientos.
El agente sombra alza su arma y dispara.
Agente 3/5 o Agente Sombra
Fin de la grabación.

Con esta información pudimos saber que el enemigo no sólo contaba con un reanimado que podía viajar entre planetas (Efriss Tamok), sino también con un líder militar rebelde que le proporcionara un ejército (los Peregrinos de Hayte), un procurador que les consiguiera los que quisieran en cada planeta (Murdin/Mangellan) y una masa de mutantes donde obtener poderosos psíquicos.
Si además disponían de material y drogas psicorreactivas, de un recetario en forma de salmodia y de reliquias imperiales: ¿Qué desgracia harían caer sobre el Imperio?
Acólitos reunidos con el Interrogador Phebosquart
 Impelidos a investigar con premura, nos reunimos con nuestro señor el Interrogador Phebosquart para conseguir que nos proporcionara los métodos para rastrear donde podían encontrarse minas con extracciones minoritarias, acciones de mutantes, con poco desarrollo tecnológico y en la trayectoria de la licencia de Efriss Tamok (¡enhorabuena jugadores!) y la investigación nos condujo a Sepheris Secundus, donde la reina Lachrima nos dio permiso para investigar la mina Gorgónida.

Registramos la mina abatiendo algunos mutantes y a un minero por error (instinto asesino de Nero Kolen), hasta encontrar un rastro de mutantes muertos por otras manos.
Registramos la Mina Gorgónida...
y hallamos un rastro de mutantes muertos.
Llegamos a una cámara donde en un pozo los Peregrinos de Hayte guiados por el mismo Mangellan atacaban a los mutantes y capturaban a un psíquico en una de las cajas.
Lanzándonos al combate luché cuerpo acuerpo con los enemigos del Imperio para conseguir el tiempo necesario para que Kolen matara al procurador Mangellan. Pero ese tiempo fue caro, ya que uno de los herejes consiguió arrancarme el brazo izquierdo con su espada sierra, que también hubo de ser sustituido por una extremidad biónica.
Mangellan atrapa al psíquico mutante
Straken combate con los peregrinos...
mientras Nero Kolen acaba con el hereje Mangellan.
 Fui sacado de la Mina Gorgónida al borde de la muerte en un vehículo destartalado tirado por una bestia local gracias a la ayuda de Nero Kolen. Fue en ese horrible planeta donde obtuvimos la caja con un psíquico encerrado.
Straken moribundo (perdió el otro brazo)
 Recuperado de mis heridas y aún acostumbrándome a mi nuevo brazo, nos reunimos con el Interrogador Phebosquart para extraer información del psíquico cautivo en la caja.
Reunidos con el Interrogador...
extraemos al psíquico mutante de la caja...
para sacarle una confesión.
Gracias a su confesión pudimos saber que más de veinte psíquicos de gran poder habían sido capturados por las fuerzas de los Peregrinos de Hayte. Que eran cazados como animales por hombres enviados de otros planetas que se los llevaban para nunca más volver a ser vistos.
Al ser el tráfico de psíquicos uno de los transportes más vigilados y controvertidos del Imperio, solicitamos una mayor acreditación para saber a qué planeta eran conducidos. Una acreditación de alto nivel y un uso magistral de la criptografía halló un destino: el planetoide Menazoid.
Menazoid había sido una pequeña y pobre base comercial pirata hace tiempo olvidada, pero había sido reabierta como estación de investigación por la Inquisición de manera subrepticia hace 5 años. Un nombre figuraba en ella como investigador y responsable: Edwin Taelus.
El Inquisidor Edwin Taelus llevaba 4 siglos desaparecido. Había seguido la pista a los herejes hasta los límites del sector y nunca había regresado, aunque aún figuraba como activo en los archivos que minuciosamente investigamos.
Para cerciorarnos del estado de Menazoid nos valimos de nuestros contactos y gracias a la colaboración de Harold Tamok y del Interrogador Phebosquart, una sonda espía captó las imágenes orbitales de la base secreta de Menazoid.
La antigua y atrasada estación había sido transformada en una base  excavada en el duro suelo del planetoide, equipada con campos de vacío y protegida por un ejército de los Peregrinos de Hayte.
Ante tal herejía, el Interrogador Phebosquart declaró a Edwin Taelus Extremis Diabolus y lo condenó a muerte. Solicitó la participación de las divisiones de los Cuchillos Largos Brontianos de la Guardia Imperial (donde servía de nuevo Kallastin Stonehedge) para enfrentarse al ejército de rebeldes mientras él y su séquito se adentrarían en la base excavada en la roca.
Séquito inqusitorial completo
 La llegada al centro de la base fue extremadamente sangrienta y perdimos a varios compañeros acólitos, pero ni siquiera el estado de permanente alerta de combate pudo evitar el horror de ver los planes largamente trazados del antiguo Inquisidor Taelus.
Una hondonada circular de más de 30 metros de radio de metal psicorrectivo había sido conectada a más de 40 psíquicos de gran encerrados en redes tramadas con el arbusto Udler. Mientras por los altoparlantes sonaba la diabólica salmodia, reliquias de Santos Imperiales eran quemadas en braseros que emitían humo donde danzaban etéreas formas de miradas aterradoras. El caído Inquisidor Edwin Taelus había fabricado una caja de tamaño pantagruélico.
Cuando los herejes salieron de sus búnkeres encabezados por Taelus el hereje (visiblemente mutado), comenzó la batalla final.
El mermado séquito se enfrenta a los herejes...
El Interrogador Phebosquart acaba con un Peregrino de Hayte
Varnuss Straken asaltando a un enemigo.
Al verse acosado por la tenacidad de los acólitos, el hereje Taelus liberó de diferentes cajas al Agente Sombra, que fue abatido por Nero Kolen, y al perdido paria psíquico en el mundo de Shepharen, con el que acabé perdiendo gran parte de mi alma inmortal y cientos de recuerdos.

Nero Kolen alcanza por fin al agente sombra.

Aunque el paria muere lentamente, consigue lanzar la abrasión de almas.
Cuando nuestra fe en el Emperador casi lo había derrotado, Taelus derribó a nuestro señor y liberó una tecnobestia que me infringió graves heridas antes de ser volatilizada por un disparo de plasma. Entonces decidimos combatir el fuego con el fuego y liberar a nuestra propia tecnobestia para matar al hereje traidor.
El Inquisidor Hereje abre fuego...
y asesina al Interrogador Phebosquart...

antes de liberar una tecnobesia.
Nero Kolen también libera a la tecnobestia Kenny...
y la lanza contra Edwin Taelus...
hasta hacerlo pedazos.
Los acólitos examinan al Inquisidor renegado.
Aunque acabamos con una amenaza para el Imperio y las investigaciones realizadas sobre las cajas sirvieron más tarde para vencer a la disformidad, el hecho de bordear la línea de la doctrina Imperial aún atormenta nuestras almas.

Si algún guardia imperial busca información sobre Menazoid, encontrará los pictogramas de Kallastin ejecutando al resucitado Scythe frente al alto mando brontiano para la ppropaganda de reclutamiento. Si lo hace un psíquico autorizado encontrará las piras donde incineramos a los psíquicos no sancionados que los herejes habían esclavizado. Si lo hacen los navegantes podrán ver la interrupción en el brillo del Astronomicon cuando la base de Menazoid fue desmantelada.

Pero si un investigador como ustedes, jóvenes Interrogadores, se acerca a recavar información al mundo archivo de Prol IX, descubrirá que hicieron falta más de 12 acólitos para destapar esta conspiración, que lucharon con mutantes y herejes, contra hombres máquina y cadáveres andantes, contra vehículos blindados y grandes caimanes y contra criminales del submundo de las ciudades colmenas y guerreros salvajes de los mundos feudales.
 
Que perdieron ojos, brazos, piernas y hasta su propia alma inmortal en sus investigaciones, que dejaron atrás amigos, contactos y condenaron a muerte a ciudadanos imperiales en aras de un bien superior.

Aunque la vida como Inquisidor me ha deparado misterios mayores y más letales, me ha obligado a combatir con mayores horrores y me ha visto caer y levantarme a lo largo de más de dos siglos, nunca olvidaré que en mis inicios al servicio de los ordos, conocí a los guerreros más valerosos y puros de corazón que poblaron el Sagrado Imperio del Hombre.

Clase Magistral del Inquisidor Straken a sus Interrogadores

FIN DE LA CAMPAÑA

Con esta entrada finalizamos la campaña de Dark Heresy que me sirvió de excusa para abrir este pequeño blog. 2 años después la hemos acabado. Felicito a todas las personas que jugaron y contribuyeron a ella y en especial a los acólitos que vencieron todo tipo de dificultades para derrotar a las fuerzas del caos.

Para acabar haremos un recuerdo de los Pj utilizados y como ha sido su destino:

Kalastin Stonehedge: Tras encabezar el asalto a Menazoid, el Héroe de Stalinvast ha seguido su carrera como oficial ascendiendo a Coronel y aún protagoniza campañas de reclutamiento.

Nero Kolen: Tras sufrir quemaduras y cicatrices horribles e impresionantes en todo su cuerpo y sobrevivir sin mácula al trato con la disformidad, fu ascendido a comandante inquisitorial y dirige un destacamento de fuerzas especiales dedicadas al combate en atmósferas hostiles o demoniacas.

Varnuss Straken: Fue nombrado Interrogador sustituyendo al finado Phebosquart, de quien heredó su característica capucha y su espada sierra. Con ambos brazos biónicos ascendió  hasta Inquisidor por derecho propio en el Ordo Hereticus.

Roman Nazarov: Acusado de robar de una base inquisitorial material esotérico. Fue ajusticiado por el Inquisidor Manlorayen en Morwen VII.

Milos: Continuó como agente libre en la caza de reliquias impías. Actualmente se desconoce su paradero, aunque aún figura como acólito activo.

Lord Atkinson: Perdió las piernas al ser aplastado por un tanque Hellhound en el Mundo de Flint. Fue condenado a la legión penal por insubordinación en el planeta Subterrania. Su cabeza fue vaporizada por su collar explosivo en una acción de combate en la Operación Beliphon.

Gholic Kwiler: Perdió la vida en el mundo cementerio Criptos cuando un mutante le disparó con una escopeta en la cabeza.

Marcus Krassnov: El agente asesino Krassnov fue abatido por la tecnobestia en el mundo cementerio Criptos.

El Coronel Straken: Perdió sus dedos, sus manos y más tarde su alma en los templos prohibidos del planeta Morwen al ser atrapado por la disformidad. Fue convertido en la Tecnobestia Keny que más tarde acabó con la vida de Edwin Taelus.

Sadoc Orvac: El sacerdote Orvac fue atrapado por la disformidad en Morwen VII y su mente será retenida por un cepo psíquico en un servocráneo. 

Pd: Quería cerrar este ciclo hoy y descansar del blog una temporada, y que mejor fecha que ahora porque mañana me caso.

Suerte con los dados.


3 comentarios:

  1. Bien está lo que bien acaba, mi enhorabuena por la crónica de la campaña, por el blog en general... y porque te casas, coño! XDD

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. yeeeeeeeeeeeeeee, Mission Accomplished!!!

    Y enhorabuena, ahora a descansar :D

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leer esto!! Enhorabuena por el bodorrio!!!

    ResponderEliminar