domingo, 28 de abril de 2013

CAPÍTULO 7: OPERACIÓN BELÎPHON



INFORMES ARCHIVADOS SOBRE LAS ACCIONES DE LA CÉLULA INQUISITORIAL
Dirigidos al Interrogador Phebosquart.
Emitidos por el Comandante Inquisitorial Tesawson.

INFORME Nº1: OPERACIÓN SECRETA BELIPHON
            La operación secreta se correspondía con la recuperación de un juego de cajas ornamentales en una casa de empeños de las colmenas colgantes del planeta Landunder.
Para no alertar de la actuación inquisitorial, se reclutó un grupo de 5 agentes (Kolen, Stonehedge, Atkinson, Sophus Hilt y Donihk) pertenecientes a diferentes células para formar un grupo de asalto que atracase la casa de empeños simulando ser un acto de delincuencia propia del submundo.
Agentes ante el la puerta de la casa de empeños
El atracó fracasó irremediablemente cuando el agente Sophus Hilt (alias Señor Azul) convirtió la casa de empeños en un baño de sangre, abatió al agente Donihk (alias Señor Marrón) y huyó con las cajas ornamentales pese a que el agente Nero Kolen consiguiera herirlo de gravedad. Tanto Sophus como las cajas continúan desaparecidos.
El Señor Azul disparando sobre los civiles
El mercenario que se encargaba de la seguridad de la casa de empeños, al ver el local convertido en una morgue, atacó al agente Atkinson cortándole la mano derecha antes de ser abatido por el agente Stonehedhe.
Las alarmas comenzaron a sonar y un grupo de arbites se lanzó en persecución de los agentes. El agente Stonehedge y el agente Atkinson (reanimado de sus heridas mediante una dosis de drogas de combate) consiguieron huir por la pasarela y reunirse con el agente Kolen.
Atkinson y Stonehedge huyen de los arbites por la pasarela
No obstante, algunos de los arbites consiguieron  acorralarlos en la última plataforma y en el violento tiroteo un disparo perdido del agente Kolen hirió en la cabeza al malogrado Lord Atkinson. Una vez que se deshicieron de sus perseguidores, los tres supervivientes (uno de ellos en estado grave) consiguieron accionar sus mochilas de salto y volar hacia la seguridad de la nave.

INFORME Nº2: EL TOPO. PRESENCIA DE UN INFILTRADO.
El grupo de acólitos sufre por segunda vez una traición dentro de la propia inquisición. Se desconoce la procedencia y motivo de las filtraciones, pero se confirma la presencia de contactos no seguros.
La primera vez se dio lugar en el mundo colmena de Solomon, donde uno de los contactos en una misión de custodia de prisioneros, condujo a los acólitos a enfrentarse a un asesino del clado Eversor.
La segunda vez ha sido la traición del agente Sophus Hilt, que ha comprometido la tapadera de la misión, la vida de sus compañeros, ha disparado a varios civiles y a un agente y ha huido con la colecciñon de cajas ornamentales.
Se recomienda una purga de personal para encontrar al topo y un rastreo de ADN para determinar el paradero de Sophus.

INFORME Nº3: LA DESTRUCCIÓN DE LAS BATERÍAS ANTIAÉREAS.
Tras el fracaso en el mundo colmen de Landunder, el grupo de acólitos fue enviado a colaborar en la recuperación de un territorio de importancia vital para la fe en el mundo en guerra de Trach.
Asediado por decenios de batallas, debían colaborar con los guardias imperiales de las tropas del protectorado escintiliano para recuperar una colina antaño sagrada de las garras de los soldados enemigos. El principal problema para el avance de las tropas escintilianas eran unas baterías antiaéreas ubicadas en búnkeres que castigaban su flanco en el avance.
Imagen orbital de los búnkeres
En una maniobra calculada, los agentes Kolen, Stonehedge y Atkinson (ahora como legionario penal) apoyados por una escuadra de veteranos de la guardia imperial, destruirían las armas antiaéreas para despejar el avance de los escintilianos hacia la colina.
Agentes y guardias escintilianos trazando el plan de batalla

Tras las tareas de infiltración, el asalto sobre los búnkeres fue breve y sangriento. El combate se extendió entre trincheras y fortificaciones, perdiendo la vida en ello los veteranos de la guardia imperial, el agente Atkinson y más de 20 soldados rebeldes.
Kolen, en las trincheras, lidera a unos veteranos
Atkinson, como legionario penal, acabando con un hereje

Demostrando seguir siendo el Héroe de Stalinvast, Kallastin Stonehedge destruyó los búnkeres que contenían las armas antiaéreas mientras Nero Kolen abatía a los últimos rebeldes atrincherados.
Kolen eligiendo su próximo objetivo
Stonehedge "ocupándose" del último de los búnkeres
Libres de la amenaza de su flanco, las tropas del protectorado escintiliano se lanzaron al ataque y en una gran ofensiva conquistaron el territorio de la colina.

INFORME Nº4: ARCHIVO SOBRE LOS AGENTES.
AGENTE STONEHEDGE: su arrojo y destreza en combate, así como su compromiso con sus compañeros (salvó la vida del agente Atkinson y le inyectó estimulantes en la misión fallida en Landunder) le hace merecedor de la medalla al valor. Tras su misión en Tranch ha desarrollado conocimientos sobre demoliciones sustituyendo su rifle de plasma por un rifle de fusión, disponiendo de bombas de fusión y adquiriendo la habilidad “manejo de explosivos (DES)”.
AGENTE NERO KOLEN: Su uso del rifle de francotirador (aunque hiriese al agente Atkinson) ha sido probado una vez más. Herido de gravedad por una granada se recuperó favorablemente en pocos días. Con nuevas bajas confirmadas recibe una “mención de tirador” y un nuevo surtido de munición: modelo “matahombres” (ilimitada, FP 5) y modelo sedante (un solo proyectil por escenario, neutralización no letal).
AGENTE ATKINSON: Parece ser que las heridas infligidas por el hellhound traidor en una misión anterior mermaron sensiblemente la capacidad operativa de este acólito. Herido de gravedad en Landunder necesitó nuevos implantes para volver a filas. Tras un episodio grave de insubordinación ante mi rango como comandante fue degradado, privado de su uniforme, equipado con un collar explosivo y restituido como legionario penal bajo el mando del agente Stonehedge. En el fragor del combate del asalto a los búnkeres se separó en demasía de su vigilante y el sensor de distancia activó el sistema detonador. Su último intento de arrancarse el collar explosivo fracasó. Dejó de servir a la Inquisición cuando le explotó la cabeza.
Stonehedge y Kolen velan al finado Atkinson

2 comentarios:

  1. Aquí volvimos a las andadas, hacía tiempo que no organizábamos una buena carnicería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los viejos y apreciados baños de sangre de siempre...Y de propina una cabeza autoexplotada!!!
      Todo ello sin recurrir ni un poquito a la herejía.

      Eliminar