miércoles, 11 de septiembre de 2013

HABLAR POR HABLAR



DISCULPAS Y ANÉCDOTA

            Con el TFM, las vacaciones, la vida personal, la puesta en marcha de los negocios y las temporadas deportivas, he de mantenerme apartado del mundo frikil, aunque quizá lo necesite más que nunca. 

            Cómo no tengo minis que mostrar, aprovecho para explicar una chorrada  que se me vino a la mente  siguiendo esta entrada de los CRACKS de Orgullo Freak.

            Cuando trabajaba como monitor de gimnasio y piscinero, tenía el síndrome de Hulk Hogan: bíceps, color tiramisú y mis amigos eran unos cabrones, que en una derivación del nombre de la empresa me llamaban Serviorco.

            Una tarde entró un chiquillo muy majete y me dijo “SEÑOR, ¿me dice la hora?”. Así que  el momento vital que supone debutar como señor no sólo afectó a mi autoestima, sino que también influyó en el Nick que ahora me representa. 

            Con esto sólo quiero hacer una entradita para demostrar que sigo en la brecha (aunque hoy por hoy como reservista) y para explicar que lo de señor es una coña: ni es por darme aires, ni por ir de guay ni por sobrarme.

            A los que habéis leído este tostón que os importaba una mierda muy poco, os dejo una primicia: de un tiempo a esta parte sí que me siento un  poco Sauron…

Suerte con los dados

2 comentarios:

  1. Dios que risas es el celebrity de Hulk Hogan, me descojono solo de ver las imágenes sin el sonido (las pastillacas!!!)

    Está guay lo de tu nick, tiene una buena historia detrás.

    Animo tio, estamos deseosos de verte de vuelta en el frikismo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Hulk, nadie le dijo que era ficción.. Gracias por los ánimos, a ver si pasa esta quincena y volvemos al ruedo.

      Eliminar